Octubre 25: Reevolución

Una país en llamas y no por los incendios provocados. Una nación herida, no solo por balas o perdigones o por la destrucción de propiedades públicas y privadas. Un pueblo que grita dolorido, indignado, desesperado. «Llamas», «heridas», «gritos», palabras que, en un contexto social convulsionado por la inmensa desigualdad económica y por la ineficiencia e... Leer más →

El asesino de García

El suicida no siente, piensa y mucho; pero solo piensa en él, en lo que le pasó y en lo que le pasará, piensa en cómo hacer que el asesinato de sí mismo sea efectivo, sin errores para no quedar vivo. El suicida se olvida de los demás, no analiza ni razona por quienes dejará.... Leer más →

Alter ego

Y de pronto rompí en llanto; sorprendida me preguntó qué me pasaba, pero no recuerdo lo que le respondí ni, mucho menos, el porqué. Salimos del cine, tarde, e íbamos caminando por la avenida Camino Real, en Lima; no fue la primera vez que un largometraje me hizo llorar, pero sí de esa manera y... Leer más →

Esto es tele

Octubre 29: Desconcierto en los competidores: los productores eligen los integrantes de sus equipos para la etapa final del programa y sus capitanes reclaman, porque ellos quieren decidir ya que, insisten, son los que compiten. La costumbre se hace vicio y, cuando nos desintoxicamos, vemos con claridad todo lo que no pudimos por estar inmersos... Leer más →

Winicunca: La montaña decolorada

«La ruta es dura, no respiro bien, camino con aflicción. Casi lloro como niño, pues pasa el tiempo y ando solitario, con más dificultad; doy diez pasos y debo descansar para recobrar fuerzas y voluntad. Algunos se preocupan por mí, pero les digo que quiero continuar así… tengo que hacerlo. Siento que estoy pagando casi... Leer más →

¡A la ca-mi-ta!

P.M. (plano medio) inferior. Personaje animado camina de derecha a izquierda, la cámara lo sigue en la misma dirección. La imagen me hace escapar, de sobresalto, de un inminente ronquido; esa noche fue la primera que vi esos pies (en realidad eran unas tiernas patitas) y mi corazón, que tiene más memoria que mi cerebro,... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: