Castillo de naipes

Hay que tener paciencia, destreza, firmeza, pulso y serenidad; pero también es importante la base: una superficie plana y estable. Este es un juego en el que el menor error de movimiento puede tumbar casi todo lo construido.

Los resultados de la primera vuelta de las elecciones generales de 2021 han demostrado, una vez más, la fragilidad de Perú, que parece estar armado como un castillo de naipes, tan endeble como cada una de las cartas y que un leve impacto puede generar inestabilidad al punto de causar pánico en lo económico; pero para la mayoría de peruanos es la oportunidad de ser vistos entre las oscilaciones de la política, aquellos que se preocupan por sobrevivir día a día, habiten en la capital o en el interior del país.

Sin embargo, muchos dicen que el voto por Pedro Castillo «es culpa de los limeños» que no ven más allá de sus «privilegios», restándole mérito al candidato por lo que hizo en su campaña, caminando cerca a la gente; y eso es lo que mejor sabe hacer la izquierda, el trabajo de hormiga tratando de llevar lo máximo de alimento a su hormiguero.

Ese argumento se desbarata cuando vemos que el 36,4% de la población de Lima Metropolitana y Callao es inmigrante (más de un tercio); según los Censos Nacionales de 2017, 3 404 581 provienen de las provincias y el 26,8% de ellos están en condición de pobreza monetaria. Y termina por derrumbarse al verificar los resultados de las votaciones en los distritos «populosos» de Lima, como San Juan de Lurigancho, Los Olivos, San Juan de Miraflores, Villa María del Triunfo, Villa El Salvador, San Martín de Porres, El Agustino, Comas, La Victoria, Independencia y otros más, en donde los ciudadanos prefirieron en conjunto a los candidatos de «derecha» o liberales. Así, los comentarios sobre los «capitalinos» son falsos, tendenciosos, populistas, discriminatorios y dividen a los peruanos.

Pero en este juego (que es de habilidad y estrategia y no de suerte) las cartas importantes son los electores. Para decidir su voto el peruano no se fija tanto en ideologías ni planes de gobierno, sino se dejan llevar por lo que vive a diario y por sus emociones.

El hambre, la falta de trabajo, los sistemas de salud y educativo deficientes, pero sobre todo el olvido, crean la necesidad de creer en alguien que les ofrezca, por lo menos, ser escuchados y para eso deben sentirlos cercanos y no necesariamente sinceros; se fijan en aquel que no hace tanto show, y ese fue Castillo esta vez, no Verónika Mendoza.

Pedro Castillo y Keiko Fujimori deben jugar bien sus cartas para ganar la segunda vuelta. Sin mencionar los cuestionamientos políticos y las investigaciones sobre corrupción, ambos representan el extremo de cada lado: él al estado controlador y asistencial y ella al capitalismo egoísta; tendrían que acercarse al centro, aunque parece que uno de ellos no lo hará.

El candidato de Perú Libre ya dijo que no firmará ninguna «hoja de ruta» como lo hizo Ollanta Humala y por la que fue elegido presidente el 2011, agregando que estatizará el Gas de Camisea y todos los sectores que él considere estratégicos, además de desactivar el Tribunal Constitucional entre otras acciones que lo acercan cada vez más a la política Chavista, recibiendo la felicitación de Evo Morales, expresidente de Bolivia.

Sin querer, él le ha regalado una gran carta a la candidata de Fuerza Popular, pero a ella no le bastará. Los que se encuentran en la duda de votar por Fujimori esperan que se comprometa a que no actuará como en el último quinquenio (codiciosa, intransigente, obstruccionista), a no ser totalitaria ni que delinquirá como su padre y que respetará la independencia de poderes, aunque en realidad es difícil que le crean. También tendrá que llegar a acuerdos públicos con los excandidatos López Aliaga, de Soto y cuanta agrupación política que no participó en la destitución del expresidente Martín Vizcarra el 2020, porque así balancearía la imagen golpista del «partido naranja».

Ahora, lo que hará Verónika Mendoza es una incógnita. Si bien los votos en Perú no se endosan, las cartas de la excandidata de Juntos por el Perú deben ser jugadas con fino cálculo político, porque si apoya a Castillo por ser parte de la izquierda, la alejaría de la imagen de socialismo moderado que se ha construido, y si él gana disminuiría sus posibilidades de ser elegida presidenta el 2026, si hay elecciones.

Entonces, paciencia, destreza, firmeza, pulso y serenidad es lo que deben tener Pedro Castillo y Keiko Fujimori para afrontar esta nueva campaña por la presidencia; pero los siguientes tres puntos los deben tener claros:

Primero, es importante cambiar las políticas económica y social y para ello no es necesaria una nueva constitución como proponen Castillo y toda la izquierda. Desde la de 1979 se establece como régimen económico la economía social de mercado y se mantiene en la de 1993 (Título III, Capítulo I), mas por cuarenta años no se ha aplicado por culpa de los gobernantes que prefirieron seguir el juego del libre mercado en perjuicio de casi todos.

Segundo, se tiene que terminar con la costumbre de dividir a los peruanos. Por décadas los politiqueros que profesan la «igualdad» son los que los separan con expresiones e ideas como «los limeñitos contra los provincianos», «el pueblo», «el proletariado», «la lucha de clases», «los opresores y los oprimidos», «la oligarquía», etcétera, generando odio, resentimiento, complejos y sumisión.

Y por último, es mentira que la mayoría decidió que Castillo pase a segunda vuelta, y menos Fujimori. Pedro Castillo obtuvo el 15,68% y Keiko Fujimori 10,97% de los votos emitidos en primera vuelta, que son los que en realidad cuentan para cualquier análisis; por lo tanto, ninguno de los dos goza de peso político y llegar a ser presidente de Perú con tan bajos porcentajes no los hace triunfadores porque, repito, la mayoría no votó por ellos.

Que no se engañen, que no nos engañen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: